El sermón del demonio sobre las artes marciales

Este artículo se publicó en la revista Culturamas el 15 de febrero de 2016, en este enlace.

El sermón del demonio sobre las artes marciales (1729) es una adaptación al cómic basado en las traducciones del texto original de Issai Chozanshi (1659-1741) realizadas por William Scott Wilson (1944) e ilustrado por Michiru Morikawa.

El autor de texto original vivió entre los siglos XVII y XVIII, fue un samurái perteneciente a la clase bunjin, también conocidos como letrados. Generalmente se apartaban de la vida pública para estudiar tanto artes marciales como otro tipo de materias. Escribió este texto recopilando su pensamiento sobre el arte de la esgrima, las artes marciales y su filosofía de vida, muy influido por el concepto del Tao.

William Scott Wilson es un reconocido traductor de literatura japonesa, en su mayor parte textos de samuráis, que recientemente recibió la medalla de la Orden del Sol Naciente en reconocimiento por ayudar a la entrada del pensamiento de la literatura japonesa en los Estados Unidos. Su primera traducción fue Hagakure, una guía espiritual y práctica sobre la vida de los samurái.

Sobre la ilustradora, Michiru Morikawa, ganó en el 2005 el Galardón Internacional de Manga y Anime. Nació en Japón aunque ha pasado gran parte de su vida en Birmingham. Ella misma define su estilo como abstracto y es habitual colaboradora en la adaptación al cómic de las traducciones y guiones de Sean Michael Wilson. Sus formas toman reminiscencias de las ilustraciones clásicas de los cuentos infantiles ingleses.

El lector habitual de este formato se encontrará ante una obra llena de detalles y que permite muchas relecturas e interpretaciones. La historia principal, el sermón del demonio, está dividida en partes mientras se intercalan pequeñas historias protagonizadas por animales casi siempre.

La historia principal trata sobre un samurái en búsqueda de los secretos del arte de la espada. Para ello se adentra en las montañas para intentar encontrar a los Tengu, demonios japoneses, con el objetivo de aprender los secretos más arcanos de la espada. Tras varios días de búsqueda finalmente logra encontrarse con cuatro de estos seres y, escondido, escucha su conversación.

Estos subrayan la importancia del desarrollo y control de la mente así como el cultivo del chi, la energía que fluye en toda materia, para alcanzar el mushin, el no-pensamiento. El entendimiento de cómo esta energía material y espiritual afecta y se comparte en el mundo cobra vital importancia. Todos estos argumentos son expuestos a través de ejemplos e historias de la tradición oriental. Que al lector occidental le recordarán en cierto punto a las fábulas de Esopo (620-564 a. C.)

También cuenta con unos anexos finales que aclaran temas y conceptos de los que trata la obra y poniéndolos en su contexto histórico. Lo que facilita su comprensión para los lectores que se acercan por primera vez a este tipo de texto.

Las viñetas se llenan de esta forma de simbología y curiosos animales antropomórficos donde cada detalle del dibujo y su trazo cobra vida y está íntimamente ligado al texto. La ilustradora se aleja en algunas historias del estilo más clásico del manga para dibujar de forma más natural a los animales, adquiriendo esa curiosa mezcla entre lo oriental del texto y las influencias occidentales del dibujo.

Como conclusión, no nos encontramos ante un manga de masas. Su propósito es el de introducir de forma más amigable a conceptos profundos de una filosofía tan antigua como fascinante que envuelve el mundo de los míticos guerreros nipones. Pero pese a no ser quizás para todo el mundo, todo aquel que tenga curiosidad debería acercarse a esta lectura.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario