Roswell, secreto de estado

Seguramente ya casi nadie recuerde si aquella noche de verano de 1947 fue calurosa o fría. Si el cielo estaba muy despejado o las nubes impedían ver las estrellas. Se ha contado todo demasiadas veces como para saber la verdad exacta.

Pero lo que ya casi nadie olvidará, es que aquella indeterminada noche veraniega creó uno de los mitos más famosos y grandes de Estados Unidos. Según los propios testigos, a principios de julio de 1947, en la pequeña localidad de Roswell, algo o alguien cayó a sus terrenos y cambió la historia de los extraterrestres y las conspiraciones del gran coloso de Occidente.

Sobre este tema se ha escrito mucho, para algunos será demasiado y para otros apenas se habrá rozado la superficie. Para mí, era un tema que desconocía salvo por las referencias de la televisión. Así que cuando hace un mes encontré en la librería esta reedición del libro de Javier Sierra (1971), la curiosidad llamó a mi puerta.

He de reconocer que no tenía grandes expectativas en el libro, debido a que me parece un tema complicado de tratar sin acabar con un cartel sobre el pecho anunciando la próxima conspiración apocalíptica a los coches de cualquier carretera, por tirar de tópico peliculero.

Pero el ensayo de Sierra ha sido una grata sorpresa. El libro, escrito en 1995 resulta ser una crónica periodística de los meses de verano de aquel año, cuando toda la opinión pública se revolucionó por las famosas autopsias de Roswell.

Aquellos hechos que el autor comenta en primera persona desde su experiencia como reportero en las revistas de la época, le sirven de puente para intentar hacer una cronología de hechos y sucesos rigurosos de todas las partes implicadas. Desde los oscuros orígenes de Ray Santilli para hacerse con el material, a los testigos de los años 40, pasando por los especialistas que reavivaron el caso en los 80.

Todo ello aderezado con las curiosas casualidades e inexplicables tropiezos de todos aquellos que pretendieron dar luz a un asunto muy controvertido. En el libro también se incluyen imágenes y documentos que siguen la exposición de los hechos pero debido a la edición tan sencilla de Booket, poco a nada se apreciará y el interesado en el tema deberá recurrir a los archivos digitales de internet.

Sobre la narrativa de Javier Sierra, es probable que muchos la conozcan porque es uno de los grandes superventas españoles. Se caracteriza por la sencillez extrema pero el vocabulario está bien empleado, utilizando muchas veces adjetivos y verbos de un nivel culto.

Es una narrativa muy periodística, contada en una primera persona que hace sentir al lector que está viviendo los hechos en el mismo momento que el escritor y le hace cómplice de sus averiguaciones y sus dudas.

Pese a la abundancia de nombres, fechas y referencias, el texto no se hace pesado y cualquiera que esté interesado en el tema no podrá dejar de pasar las páginas.

Este ensayo es recomendable para aquellos que busquen un primer acercamiento al tema y quieran un tratamiento riguroso de la información, sin actos de fe excesivos. Para los que sean unos grandes conocedores de tema, será un libro que les sabrá a poco o que quizás no les aporte gran cosa.

Un último punto a su favor, es la libertad que deja al lector para que piense lo que quiera. Le expone los hechos, las pruebas e incluso añade bibliografía complementaria para ampliar sobre el tema a los iniciados, pero aunque deja clara su postura no pretende venderte nada más. Algo que me parece muy remarcable en estos tiempo en los que todo el mundo es gurú o experto en algo y tienes que seguir los dogmas porque sí.

No os dará la respuesta definitiva para saber qué paso, pero os abrirá un camino por el que seguir intentando averiguar la verdad.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario