La construcción de China

Si un día cualquiera, en un momento cualquiera, alguien nos preguntara que sabemos de China, probablemente no seríamos capaces de contestar gran cosa, salvo los típicos tópicos que todo el mundo conoce.

Sin embargo, el desconocimiento occidental de uno de los grandes imperios del pasado y uno de los países superpotencia del presente (y casi seguro de este siglo XXI) denota la falta de interés que muchas veces Occidente ha mostrado hacia otras partes del globo.

Pero en el siglo XX, un grupo cada vez más numeroso de occidentales centraron sus estudios en el gigante asiático. Dolors Folch ha sido uno de ellos. Licenciada en Historia a mediados de los años 60 del siglo XX, se especializó en historia antigua de China, quizás uno de los períodos más desconocidos para nosotros y lleva 50 años acercando esta historia a Occidente.

Ha trabajado en diversas universidades catalanas y desde el 95 dirigía la Escuela de Estudios de Asia Oriental hasta su jubilación en 2011.
De esta experta del mundo chino queremos reseñar el libro La construcción de China. El período formativo de la civilización china (2002).

Como habéis deducido se trata de un ensayo que abarca la historia de China desde el 7000 a. C. aproximadamente, hasta la época de los Tres Reinos del siglo III de nuestra era.

Desde la cultura de Yangshao que entra en el Neolítico y ya da muestras de cierta complexión social, hasta los Tres Reinos que se formaron tras la dinastía Han.

En pocas palabras la base cultural China que todavía hoy se puede apreciar, al igual que en Occidente, griegos y romanos dejaron su huella más notable (entre otros pueblos) en nuestro acervo cultural.

Pese a que pueda parecer un tema denso o pesado, la narración clara y sencilla de la profesora Folch, lo convierte en un texto ameno y divertido. Lleno de comparaciones que facilitan su comprensión y que puede resultar una lectura entretenida si uno se acerca a ella con curiosidad y sin pretensiones de memorizar el contenido.

Además es un libro que presenta una visión general, en forma de caleidoscopio de historia, cultura, religión (o mejor filosofía) y estructura político-social sin entrar en múltiples detalles, que provocarían que el lector inexperto dejara el libro por inabarcable.

Para todos aquellos que no conozcan nada o casi nada de China hay un glosario de nombres en la parte de atrás, donde se explica qué o quién es cada uno de los mencionados. Y se puede encontrar un poco de todo, desde la conocida Gran Muralla o Confucio, como las descripciones de las diversas sectas secretas que tanta importancia han tenido en China pero que son poco conocidas para nosotros.

Además también hay varios mapas y una amplia bibliografía comentada para quienes quieran ampliar conocimientos sobre el mundo chino en diversas ramas.

Quizás el único punto flaco es la ausencia de imágenes, cosa que mejoraría notablemente la comprensión de explicaciones y comentarios, puesto que resultaría un círculo perfecto saber qué imagen corresponde a los pueblos que menciona, la cerámica, los yacimientos, etcétera.

Este puede ser el único pero a un libro que os encantará si deseáis conocer otra cara de China y estáis dispuestos a leer para saber más.

Así que, solo podemos decir que es muy recomendable para cualquier tipo de público, no hace falta ser un experto en nada para disfrutar de su lectura.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario