La conjura de los necios

Este artículo fue publicado en la revista Culturamas el 2 de junio de 1016, en este enlace.

La conjura de los necios (1980) es un clásico de la literatura norteamericana del siglo XX. Escrita por John Kennedy Toole (1937-1969), fue la segunda y última obra del autor. La triste historia tras este libro es muy conocida. Toole la escribió en los años 60 e intentó publicarla sin éxito, debido en palabras de ciertos editores a que no se trataba ningún tema en particular.

De esta forma nadie le dio una oportunidad, el autor al verse sin posibilidades y viviendo con su madre, se suicidó. Fue precisamente ella, su madre, la que nunca dejó de insistir en que publicarán esta obra tras descubrirla ella misma entre los papeles de su hijo. Finalmente, casi diez años después consiguió que la leyera otro autor que finalmente si consiguió que se publicara la obra en 1980, siendo premiada un año después con el premio Pulitzer.

La novela sigue las desventuras de Ignatius J. Reilly, un titulado universitario de Nueva Orleans que con 30 años aún vive con su madre. Sin ningún interés en ninguna meta salvo escribir.

Tras un accidente en el barrio francés, en el que se ven envueltos su madre y él, se ve obligado a salir al mundo real a buscar un trabajo para conseguir dinero y de esta forma, pagar los costes del percance.

Así comienza una tragicomedia que nos relata con gran frescura las dos caras de la sociedad americana, dispuesta aquí en el pintoresco barrio francés de Nueva Orleans. Como un inadaptado como Ignatius es incapaz de aclimatarse a un mundo en el que es un paria, provocando en ocasiones lástima y en otras repulsión entre la gente que se va encontrando.

Armado con su filosofía medieval y evocando a Boecio (480-525) y su Consuelo de la Filosofía en los malos momentos, intenta cambiar ese mundo al que no consigue adaptarse con descabellados planes de revolución social.

El autor utiliza la tercera persona para narrarnos los acontecimientos de la novela. Permitiendo así dar lugar a descripciones de los personajes y de las situaciones de forma sencilla y sin grandes complicaciones. Señalando de las personas ciertas características para que el lector se de cuenta de algunas situaciones que, por supuesto, se le pasan por alto a nuestro protagonista y su peculiar visión del mundo.

También llega a tratar el tema de la homosexualidad con algunos personajes. Algo que le costó al autor que muchos lectores y críticos pensaran en que en realidad estaba reflejando parte de sí mismo, o su propia vida en la novela. Pero pese a algunos parecidos, (ningún autor puede desligarse completamente de su obra), el resto fue desmentido por personas que conocieron al propio Toole en vida.

Sin embargo, sí que parece que la novela refleja en cierta manera la propia vida del autor como si fuera una caricatura de sí mismo y de la situación que le tocó vivir.

En resumen, La conjura de los necios es una obra de contrastes y de extremos. De las grandes esperanzas y las grandes miserias del ser humano. Algo que ha hecho que sea mencionado como el Quijote norteamericano. Sin duda, merece la pena conocer a Ignatius y su peculiar visión del mundo.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario